Candy Candy

¡Buenos días!

Cuando recibí el encargo del personaje que hoy os enseño, me teletransporté enseguida a mi más tierna infancia, a los domingos por la tarde, sentada en el sofá en compañía de mis hermanos. A aquella época en la que los cuatro juntos cantábamos a “grito pelao” las sintonías de todos los dibujos animados. A aquella época en la que, llamadme nostálgica, carca o simplemente treintañera, los dibujos que ponían en televisión eran dibujos bonitos (ahora quizás un poquito cursis), con personajes inocentes que protagonizaban verdaderos melodramas y que a mí, como a much@s otr@s, nos encantaban. ¡Vamos, de esos que ya no existen!

Pues bien, el post de hoy va dedicado a J, que me pidió este personaje, y a toda esa generación de treintañeros que vimos esos dibujos. Y por supuesto a ella, a nuestra protagonita, la linda Candy Candy.

Tengo vagos recuerdos de la historia, ya que creo que no fue una serie muy larga y no la repusieron tantas veces como otras, de hecho, creo que ni la repusieron. Pero sí recuerdo perfectamente a esta niñita con sus dos coletas rubias frondosas, y unos ojazos brillantes de los que a menudo salían lágrimas a borbotones… Sí, protagonista de un auténtico dramón, pero seguro, con final feliz.

Para l@s que no la conozcáis, ella es Candy Candy, la original, no su Minimí ;) ¡También reía, no vayáis a pensar que sólo lloraba! :)

J ya la tiene en su poder, junto al Principito (¿quizás el otro protagonista de la serie, del que Candy Candy se enamora perdidamente? ;) Y me escribió para decirme que está contentísima con ellos.

¿Qué? ¿Os ha transportado también a vuestra infancia? ¿Cuáles eran los dibujos que más os gustaban?

Un besazo,

Irene

 

Share this post
  , , , , , ,


7 thoughts on “Candy Candy

  1. Me encanta como la habéis recreado, está preciosa, como todas las minimís. Y me encantaba la serie. No me da vergüenza reconocer que a mis treinta y pico la he vuelto a ver, pero esta vez entera… que en nuestra infancia no la pudimos ver hasta el último capítulo.Me pareció una historia de amores de juventud, mezclado con el melodrama claro. Los dibujos son preciosos, te llenan la vista.

    Lo dicho,os felicito por el trabajo!

    • Muchas gracias, Anna! No te tienes por qué avergonzar, mujer. Habrá algo más bonito que revivir por un momento la infancia? Yo tengo vagos recuerdos, sabía que había durado poco, pero no que no pusieron el final. Yo reconozco que cuando me puse a hacerla, me puse la sintonía! Qué recuerdos!

      Un saludo y gracias de nuevo!

  2. Me acuerdo cómo lloraba y cómo me ponía a llorar yo. Tanto, que mi madre me amenazaba con apagar la tele. Qué bonito que la hayas recuperado. Estoy esperando el momento en que te atrevas con Ana de las tejas verdes o Pipi Calzaslargas :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *