Eva, ¿quieres ser mi amiga?

¡Hola a tod@s!

Desde el primer momento supe que era especial, que podía dar mucho amor y empatía y, apenas sin conocerla, supe que podía confiar en ella.

El título del post fue una pregunta que le hice en una ocasión, al poco de conocerla: Eva, ¿quieres ser mi amiga? ¡Quiero ser amiga tuya! Ella me contestó con una carcajada: ¡Pues claro!

Simpática, salerosa, divertida e inteligente, así es EVA. Amiga de sus amig@s a más no poder.

Nuestra amistad se ha forjado muy rápido por circunstancias de la vida y desde aquí le quiero dar las gracias por ser como es y hacerme sentir tan bien.

Tengo otras muchas amigas, a las que quiero a rabiar y también me hacen sentir feliz. Ellas ya saben quiénes son. Gracias por estar ahí y darme tanto.

¡Os quiero!

Y a vosotr@s, l@s que estáis leyendo esto, gracias por vuestro apoyo incondicional y seguir ahí, como siempre.

Un besazo,

Irene

Share this post
  , , , , , ,


5 thoughts on “Eva, ¿quieres ser mi amiga?

  1. Cariñet… Eres un amor… Como ya he dicho, me siento super afortunada de haberte conocido :) En poco tiempo hemos pasado juntas momentos de todo tipo y todos ellos han sido super especiales…

    Poco a poco fui descubriendo a una persona super auténtica, con un corazón enorme, creativa y trabajadora a rabiar y con una gran fuerza interior, aderezado todo esto con una gracia y simpatía que me encanta y que siempre me provoca una sonrisa :)

    Muchísimas gracias por dedicarme estas palabras… me han llegado muy muy adentro Irene. Love you…

    P.D. Estoy super emocionada con mi Minimí!!! Me encantaaaaaaa!!!! Artistaaaaaa!!!! Tienes una manos que valen un potosí!!!! :D

    • Ay, Eva! Qué bonito lo que me dices! Gracias! Te la debía por todo lo que me estás ayudando! Ella aquí está, toda pequeñita, tan graciosa como tú, pidiéndome a gritos que le lleve contigo! ^.^

  2. Pues yo también me siento aludida y, aunque muchos días tengo mucha penita dentro por no poder darte ese abrazo que las dos queremos, estamos cerca y más conectadas que nunca. Date las concesiones que necesites y mira la vida con las lentes de la positividad, que son las buenas. Te quiero, pequeña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *