Minimís solidarias

Dedicarme exclusivamente a Minimís me ha dado muchas satisfacciones a lo largo de estos años. Nunca me he arrepentido de haber dejado mi trabajo en el audiovisual para dar rienda suelta a mi proyecto personal. Me tiré a la piscina y aquí sigo, nadando, en los tiempos que corren…

Pero si de algo estoy satisfecha es de haberme ido encontrando por el camino a gente maravillosa que nos ha apoyado infinitamente, nos ha emocionado y nos ha querido hasta la saciedad. No me voy a poner a nombrar a gente porque empezaría a confeccionar una lista interminable, aunque sí puedo decir que sois cada un@ de vosotr@s, sí, l@s que estáis ahí, al otro lado de la pantalla, que día a día nos leéis, nos comentáis, le dais al “me gusta“, os mantenéis en el anonimato, nos compráis y nos hacéis pedidos, algo muy importante, ya que desgraciadamente no podemos vivir del amor al arte… También me refiero a compañer@s artesan@s, con l@s que comparto gustos, intereses y preocupaciones… Gente a la que me alegro muchísimo de volver a ver cada vez que doy comienzo al montaje de una nueva feria. Con much@s de vosotr@s ha empezado siendo una amistad “virtual” para acabar convirtiéndose en una amistad real, “de carne y hueso”.

Pues bien, hoy os vengo a hablar de una persona que aún no conozco personalmente, pero que tendré el placer de conocer cuando vaya a Madrid a mediados de diciembre. Hace unos meses recibí un correo cuyo asunto decía: “El Baobab Solidario necesita un poco de ayuda”. Lo firmaba A, y en él me contaba, transmitiéndome su pasión e ilusión, que era socia de una ONGD (Organización No Gubernamental de ayuda al Desarrollo) que ayudaba directamente al pueblo malgache. El Baobab Solidario nació como asociación después de haber conocido la realidad de gran parte de la población de Madagascar a través de la familia de un niño, Jessie, que vino a España para ser operado de una grave lesión. Fue acogido por una de sus socias fundadoras durante 10 meses. La relación posterior con la familia, así como con otros amigos malgaches, les llevó a proporcionarles ayuda económica a título particular, así como a embarcarse en la realización de mercadillos con el fin de conseguir fondos que luego envian a Madagascar. Con el ánimo de realizar acciones más coordinadas y de mayor calado, se constituyeron en asociación sin ánimo de lucro.

A me comentaba que conocía mi trabajo a través de una amiga y me preguntaba si me apetecía colaborar con ellos aportando algunos de mis broches para venderlos en los mercadillos que estaban organizando para la campaña de Navidad. Me decía que normalmente, los socios elaboran con sus propias manos algunos jabones, cremas, cojines… para después venderlos en estos mercadillos, pero que ella no era tan “apañada”, que iba a intentar hacer algo, pero que no sabía lo que podía salir. Me pareció muy honesta, la verdad.

Cuando acabé de leer el mail me acordé de una conversación que tuve con un amigo que había pasado una temporada grabando un documental en Madagascar. Me decía que allí hay dinero, pero sólo lo tienen unos pocos, que hay mucha corrupción y que hay gente que vive sin nada… No me lo pensé. Contesté el mail, le dije a A que sí me interesaba colaborar, pero que tenía mucho trabajo en ese momento, que contactaría con ella más adelante.

Recibí una respuesta llena de alegría y tuvo que ser ella de nuevo la que pasado un tiempo, volviera a contactar conmigo (demasiadas cosas en la cabeza…). Ya no quise hacerle esperar más y me puse a trabajar en ello, unas cuantas minimís, otras cuantas mi-nipón y varias Caritas bonitas. Nuestra pequeña aportación para ayudar a corto plazo en la construcción de infraestructuras en la Escuela de las Salinas de Tulear; para crear un dispensario en Tsiroanomadidy; y para llevar las cargas de mantenimiento de la Escuela de los Zafiros, donde se rescatan a muchos niños de la explotación laboral en las minas de la comarca.

Quizás much@s os preguntéis: ¿Y por qué no una ONG que ayude a los más desfavorecidos de aquí, con la que está cayendo? También lo hago, desde mi modesta posición y a título personal. Quizás fue la ilusión y la pasión de A, quizás el acordarme de las palabras de mi amigo, quizás el pensar que hay poblaciones mucho más desfavorecidas que nosotr@s, quizás el imaginarme a un niño o una niña trabajando en una mina, no sé… Quise aportar mi granito de arena.

Los mercaditos se celebrarán la semana que viene en algunas empresas privadas en las que trabajan varios de sus socios. A ya me ha dicho que las Minimís tienen muchos pretendientes antes de que se celebren incluso, y eso me encanta. No debe quedar ni una! :) Me enviarán fotos, así que os lo podré enseñar.

La semana pasada recibí un paquete de A, contenía varios regalitos hechos por los socios y una tarjeta pequeñita que decía: “Quería darte las gracias por ser tan especial… Gracias, gracias y gracias”. Se me encogió el corazón y me sentí tremendamente feliz. Y es que… DEBEMOS SABER QUE CON MUY POCO, SE PUEDE HACER FELIZ A MUCHAS PERSONAS. CON MUY POCO, PODEMOS AYUDAR MUCHO.

Un besazo,

Irene

 

 

 

 

Share this post
  , , , , , ,


6 thoughts on “Minimís solidarias

  1. qué bien se siente uno cuando colabora desde el corazón, yo tambien lo hago cuando puedo. Por eso te mando un beso grande y quiero que subas mi muñequita argentina que te envié conmo me prometiste. Besos y abrazos argentinos

    • Laura! Lo siento! Como digo en el post, demasiadas cosas en la cabeza… Te escribí un mensaje, y no me contestaste :’) Mañana mismo hago una buena foto de tu mueñeca y se la enseño a todo el mundo. La tengo aquí en la mesa de mi taller, me mira y la miro todos los días. Muchas gracias! Un beso!

  2. Qué razón tienes Irene, con pequeños detalles como este se puede hacer muy feliz a otras personas. Ojalá todos pensáramos un poquito más en el prójimo, seguro que nos iría mucho mejor. Pequeños gestos que pueden cambiar el mundo :) Un besote boniqueta!

  3. Hola!!! Estamos buscando las minimis de ayuda contra el cancer, queriamos comprarlas y no sabemos donde, ni precio, agradeceria me lo dijeran para poder pedir, muchas gracias

  4. Hola me gustaría por favor saber como puedo conseguir la minis de la lucha contra el cancer y saber el precio muchisimas gracias.y si nos un telefono de contacto para preguntaroslo. MUCHAS GRACIAS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *