Un largo y bonito viaje

¡Buenos días!

Hoy vengo a contaros una historia muy especial, una historia que ya os adelanté por facebook y twitter, aunque con pocos detalles, ya que era merecedora de explicarla con pelos y señales.

Ya sabéis, puesto que no me canso de repetirlo, lo afortunada que me siento de estar rodeada de tod@s vosotr@s. Este proyecto, Minimís, no tendría sentido sin tod@s y cada un@ de l@s que cada día estáis ahí, nos leéis, nos escribís, nos compráis, nos animáis a seguir trabajando para que el universo Minimís siga creciendo y creciendo.

Todavía hoy, después de más de dos años dedicando mi esfuerzo en esto, me sorprendo leyendo mails de gente desconocida que nos abre su corazón y nos cuenta su historia. Generalmente estos mails empiezan con la frase: “Os quiero hacer un pedido muy especial…”, y continúan explicándonos los motivos del por qué es tan especial, haciéndonos cómplices de esa sorpresa, un secreto que será desvelado en un breve espacio de tiempo…

Pues bien, hace unas semanas recibí uno de estos mails, de hecho ya el asunto del mensaje me lo decía todo: “PEDIDO ESPECIAL”. X me explicaba que su chica, a la que quería con locura, se iba de voluntaria unos meses a la India. Quería regalarle un minimí suyo, para que le recordara todos los días; y varias minimís de ella, todas iguales, para que pudiera regalárselas a aquellas personas con las que creara un vínculo especial, para que le recordaran también a ella, siempre.

X&B

La historia me emocionó. Enseguida imaginé a B en su periplo, y la cara de un niño, una niña, una chica, quien fuera, recibiendo una minimí con sus ojos abiertos como platos. Enseguida contesté a X diciéndole que su idea me parecía maravillosa y que Minimís quería participar en este bonito proyecto de algún modo. Le enviaríamos su pedido, pero además le enviaríamos un montón de Minimís y otras cositas para que B tuviera más cosas para regalar. Una pequeña aportación para poder ver una gran sonrisa.

Muero por poder recibir algún día una foto de B rodeada de niñ@s con su broche puesto. Un primer plano de un rostro de grandes ojos negros y una sonrisa blanca enseñándonos el regalito que B le ha dado. Ya sé que será difícil, pero X me ha dicho que lo intentará por todos los medios. Por lo pronto, ya sabemos que todas llegaron sanas y salvo a Bombay ¡Esperamos seguir conociendo su recorrido!

Estas son las pequeñas cosas que me hacen feliz, sentirme cómplice de vuestras historias y poder participar en ellas. Bien es cierto que no me cuesta mucho ;) quizás porque me encanta sentirme acompañada por tod@s vosotr@s en esta parte de mi vida que os enseño a diario.

¡Un besazo y feliz martes!

Irene

 

Share this post
  , , , , , ,


8 thoughts on “Un largo y bonito viaje

  1. Parece un detalle pequeño, insignificante. Un broche colgado de una solapa, prendido de una camisa. Pero las Minimís no son un broche. No uno cualquiera. Son tus broches. Seguro que emociona cuando ves a alguien que lo lleva y te sonríes, sabiendo que esa creación ha salido de tus manitas. Yo me traje algunos a Australia y también he regalado. El efecto es doble. No sólo me acuerdo de ti, sino que veo que las Minimís son especiales cerca y lejos de casa. Tu lenguaje es universal.

  2. Que bonito Irene…la gente te habla con el corazon porque tu tb lo haces…y porque tu trabajo rebosa amor por todos “los puntos”…..Sigue asi.

    Besazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *